Cianuro en gotas LXVII

Maria Corina Machado

Cada vez es más evidente que Estados Unidos aplica en Venezuela la receta siria, pese al costoso fracaso que el imperio sufrió en ese país, donde, en efecto, sus mercenarios fueron derrotados militarmente y ahora simplemente tratan de hallar una vía para escapar al exterior, sin el menor apoyo norteamericano para la huida. Ya los estrategas del Departamento de Estado prácticamente descartan poder derrocar a Nicolás Maduro a través de las guarimbas, por lo que tratarán de mantener éstas cuanto más tiempo puedan, mientras desarrollan métodos aun más violentos. Ahora los planes incluyen montar barricadas en sectores populares, con el fin de que haya choques armados entre chavistas y los paramilitares u otros mercenarios que emplean en estas “protestas pacíficas”.

El imperio, pese a su fracaso en su plan para derrocar a Nicolas Maduro con guarimbas, mantendrá la presión contra Venezuela, pues, entre otras cosas, busca que este año los resultados económicos sean muy malos. Sin embargo, ya lograron un objetivo vital para poder armar una guerra civil: el odio. Es increíble cómo incluso entre muchachos de clase media, se siente repugnancia y desprecio por el chavista o, incluso, por el trabajador, el obrero o campesino, el pobre, aunque no tenga militancia política. Esa chusma pequeñoburguesa te dice, y además están convencidos de ello, que todos los que apoyan al chavismo es porque están comprados, que la gente de bajos recursos vota por los revolucionarios a cambio de cualquier regalo de excaso valor -un pote de leche, por ejemplo-, al tiempo que desconocen la existencia del adversario, que para ellos es el enemio. Por ejemplo, aunque creen que los pobres son todos chavistas, dicen que las elecciones las gana siempre la oposición, pero el CNE se las roba. Niegan cualquier éxito del gobierno, aunque estén avalados internacionalmente y admitidas sus cifras por organismos rabiosamente antichavistas, como el FMI o el Banco Mundial. En su irracionalidad, niegan cosas evidentes como la erradicación del anafalbetismo, los grandes avances en materia de salud y educación, las infraestructuras de primer orden, la ingente construcción de vivienda o, incluso, los esfuerzos oficiales, no siempre exitosos, para mejorar el abastecimiento. Igualmente, niegan cualquier responsabilidad escuálida en ese desabastecimiento o en la inflación. Rechazan responder cosas elementales como, por ejemplo, cuál será el efecto económico de las guarimbas, que sin duda harán que las cifras de 2014 no sean buenas. El odio y el no reconocimiento del otro son ingredientes esenciales para desatar la guerra civil y por eso ahora el imperio busca que grupos chavistas ataquen a los guarimberos. Continuar leyendo “Cianuro en gotas LXVII”

Venezuela: Medios de Comunicación y Terrorismo

Por: Luis Britto García.

La libertad de expresión

Cada vez que se  trata el tema de la libertad de expresión en Venezuela, se hace obligatorio recurrir a la clásica paradoja del griego mentiroso. “Todos los griegos son mentirosos”, dice un sofista, y a continuación agrega: “Yo soy un griego”. “No hay libertad de expresión en Venezuela”, miente un comunicador, y lo afirma libremente en un país donde supuestamente no hay libertad para decirlo.

Y no lo plantea en un país cualquiera. Sostiene que no hay libertad de expresión en donde gracias al abuso de ella se perpetró en 2002 el primer golpe mediático del mundo, operado mediante la incomunicación del Presidente y el falso anuncio de su renuncia, y donde a finales de ese año y comienzos del inmedíato todos los medios se encadenaron durante dos meses y medio para llamar infructuosamente veinticuatro horas al día  al derrocamiento del gobierno legítimo. En donde ningún medio fue clausurado ni penado por estas actividades delictivas.

Las tesis no se demuestran mediante contradicciones, sino con hechos.  A quien desee conocer la absoluta libertad de expresión que la sociedad y el Estado venezolano acuerdan a sus medios de comunicación, le basta con enterarse aunque sea en forma somera de su  contenido. No es difícil; se lo puede hacer diariamente, entre otras vías, a través de la página Web de la Organisation of American States. Continuar leyendo “Venezuela: Medios de Comunicación y Terrorismo”

Entrevista al periodista y pensador venezolano Alberto Nolia

Por: Erasmo Magoulas

Pensando la problemática nacional

En el acerbo político-cultural argentino existe un grupo de intelectuales que se les dio en llamar Los Pensadores Nacionales. El sociólogo-político Aritz Recalde, estudioso del tema, hace una breve pero sustanciosa caracterización de estos intelectuales: “Siempre que nos referimos a “pensamiento” o a “pensadores”, estaremos describiendo una actividad cuyo sustrato primordial se vincula estrechamente a la capacidad de dar respuesta a determinados interrogantes que nos presenta el medio social, político y cultural de determinado período histórico. Asimismo hablamos de Pensamiento Nacional y no de Pensamiento Argentino, ya que el primero no implica unicamente un tipo de inscripción geográfica respecto a la producción intelectual, sino que además involucra un posicionamiento especifico del intelectual y/o pensador en función del debate en torno al “problema nacional””. Las décadas del 30, 40 y 50 fueron en la Argentina muy fructíferas en la aparición de este tipo particular de pensadores. Figuras intelectuales como las de Juan José Hernández Arregui, Rodolfo Puiggrós, Raúl Scalabrini Ortiz, Jorge Abelardo Ramos, Manuel Ugarte y Arturo Jauretche, por solo nombrar algunas, que confluyendo del marxismo tradicional, de la izquierda latinoamericanista y del nacionalismo popular, construyeron un modo de pensar y teorizar el problema nacional desde un pensamiento propio y original. Muchas veces creemos que figuras intelectuales como las de Eric Hobsbawn, Howard Zinn, Edward Said, André Gunder Frank, el mismo Noam Chomsky, -pensadores valiosos sin lugar a dudas- descubrieron el agua tibia sobre nuestra problemática nacional, -lo que Arturo Jauretche llamaba “la colonización pedagógica”-, sin darnos cuenta que en nuestros propios países existe la materia gris suficiente para teorizar sobre nuestra problemática nacional y regional. Hoy hablaremos con el pensador venezolano Alberto Nolia. Continuar leyendo “Entrevista al periodista y pensador venezolano Alberto Nolia”