Cianuro en gotas IV

Junto a la especulación y la delincuencia, otro tema electoralmente decisivo es el de la seguridad social. Tres millones de personas cobran su pensión. Para Chávez, garantizar una vida decorosa a las personas en edad de no poder trabajar era una meta fundamental. A pesar de que las jubilaciones fueron la niña de los ojos del desaparecido Presidente, en la actualidad la corrupción está causando un daño severísimo. Es virtualmente imposible que una persona logre su jubilación sin pagar a un gestor, que cobra entre 20 y 25 mil bolívares fuertes. Es una cifra que muchas personas no tienen cómo pagar y si no se bajan, pueden olvidarse de su derecho. De hecho, ya son muchos de los nuevos jubilados que le agradecen su pensión al gestor que los matraqueó y no a la revolución que la paga.

El malestar contra la horrenda burocracia que controla el IVSS va a tener efecto electoral. Los hampones que dominan ese instituto, colocan normas y requisitos absurdos, que a todas luces persiguen bajar de la mula al ciudadano. Se llega al extremo de pedirle al ciudadano que demuestre que es verdad lo que figura en los propios registros del instituto. Aunque parezca increíble, una persona solicita su jubilación y en su ficha del IVSS aparece un número de cotizaciones a través de una empresa. Pues los canallas del Seguro le exigen a ese ciudadano que lleve una constancia que demuestre que efectivamente es cierto lo que el mismo IVSS ya tiene en su registro.

Un prófugo de la justicia, Eligio Cedeño, está desbancado a otro fugitivo, Nelson Mezerhane, como pran de la gusanera criolla en Miami. Cedeño trata de apoderarse de medios de comunicación, para chantajear y sustentar su proyecto. Ahora anda asociado con J.J. Rendón, con quien está comprando un canal de televisión dirigido al público chicano, pero que abrirá espacio también para venezolanos en EEUU. Parte del dinero lo pone el PRI, partido de gobierno en México, famoso por su corrupción y con el cual Rendón tiene nexos. El proyecto tiene garantizado el fracaso, pues quieren que lo maneje otro ladrón especialmente incompetente: Casto Ocando.

Para quien no lo recuerde, Eligio Cedeño es el hampón que estafó a Venezuela 27 millones de dólares a través de la empresa Microstar, que recibió esa suma de Cadivi para importar computadoras, y no trajo ni una sola al país. Cedeño, además, era el capo de varios bancos que quebraron, y se llevó a EEUU al menos 100 millones de dólares adicionales. Cedeño fue el “prócer” que sobornó con un millón de dólares a la juez María Lourdes Afiuni, quien lo dejó en libertad violentando todos los procedimientos judiciales. Tanto Cedeño como la “honorable” ex juez, ahora los quieren presentar como perseguidos políticos y víctimas del rrrégimen, cuando en realidad son un par de delincuentes de la peor especie.

Siguiendo con delincuentes, Leocenis García está desmoralizado porque no le funciona su teatral huelga de hambre. Acusa a su socio Miguel Henrique Otero de haberlo abandonado a su suerte, por no publicar suficientes cosas sobre su “calvario”. Leocenis García es el brazo financiero de al menos dos pranes –el de Tocuyito y el de Vista Hermosa-, encargado de colocar e invertir las enormes ganancias que obtienen los dueños de las cárceles, que controlan negocios tan jugosos como los secuestros, la casi totalidad de los cuales se organizan en las prisiones.

El caso del enorme cargamento de cocaína enviado desde Venezuela a Francia está casi resuelto policialmente. Hay en Vargas casi 20 presos, incluyendo a Juan Carlos Ariza, ejecutivo de Air France que hizo posible que 1.300 kilos de droga subieran a un avión con destino a París. El enorme alijo al parecer pertenece a mafias italianas, según señala la policía francesa. A pesar de que es evidente la responsabilidad de la aerolínea, por infidelidad de sus empleados, son aún notables los esfuerzos de antichavistas radicales, por presentar a Venezuela como la culpable de esta operación, donde sus autoridades actuaron con celeridad y eficiencia para determinar quienes fueron los autores y cooperadores de esta operación.

Un ser rastrero llamado Bayardo Ramírez Monagas, que quebró a la desaparecida Conacuid, tuvo los riñones de afirmar que el proyecto del Alba y los países que lo integran es traficar con drogas. Este antivenezolano va más allá que Estados Unidos, que entre las acusaciones que inventa jamás ha incluido eso de que el Alba es una especie de cartel de la droga. Para más inri, Ramírez aseguró que no le cree a ningún funcionario o ministro de “este régimen totalitario”. A pesar de tanto totalitarismo, el ex capo de la Conacuid se fue libremente de El Universal tras haber vomitado su odio, a meterse la pea cotidiana.

Definitivamente, Venezuela no tiene el monopolio de la estupidez. Los concejales de Brasilia aprobaron prohibir la venta de juguetes tradicionales, como pistolas y revólveres. Una vez más, la pequeña burguesía actúa por prejuicios y sin el menor estudio serio que pueda demostrar nexos entre esos objetos, con los que han jugado generación tras generación de niños, y la violencia de los adultos. De hecho, en sociedad muy pacíficas, no hay niño que no haya utilizado una pistola de juguete. Es tan estúpido como pensar que si una niña juega con una cocinita, va a ser ama de casa y si es con un microscopio, será científico. A qué nivel puede llegar la cursilería y estulticia de los pequeñoburgueses…

En la noche del miércoles 25, un grupo de “comunicadores”, que incluye algunos periodistas profesionales y muchos “espontáneos”, salieron de Caracas hacia Maracay. Allí tienen reunión con Tareck el Aissami y algunos de sus esbirros comunicacionales. El objetivo es inventar una estrategia para lavarle la imagen al narcogobernador aragüeño, empleando incluso programas en VTV cuyos conductores chupan del peculio aragüeño. Preparan también una campaña de descrédito. La calidad técnica, por no hablar de la moral, de los convocados no le presagia nada bueno al Tareck, que pagará mucho por nada. Claro, el dinero no sale de su bolsillo sino de la Gobernación.

En la tarde del martes 24, Tareck el Aissami de nuevo logró bloquear la cuenta en twitter de Alberto Nolia, @mandingaVTV. En su empreño por silenciar las denuncias sobre sus nexos con el mundo de la droga y su pariente Walid Mackled, el narcogobernador aragüeño no duda en violentar garantías y principios constitucionales, como la libertad de expresión e información. Para esas acciones, el Tareck opera a través de otro delincuente, Jesús Almeida Morgado, con amplio prontuario que incluye desde el asesinato de una mujer en Calabozo (Guárico), hasta estafas por internet y deportación de países como España y EEUU, por perpetrar allí delitos contra la propiedad. Tal para cual.

Cianuro en gotas apareció en diciembre de 2001, cuando la debilidad mediática del chavismo era absoluta. Lo elaboraba la misma Unidad de Análisis que aún ayuda en su preparación. Actualmente, hay un cerco electrónico contra el periodista Alberto Nolia, promovido por Tareck el Aissami, quien intenta silenciarlo en los medios digitales, tras haber logrado el cierre de Los papeles de Mandinga en VTV. Es un claro e inconstitucional intento de censura por parte de un funcionario. Para romper ese cerco, agradecemos que envíe estos textos a su lista de correos, esté o no de acuerdo con su contenido.

Una respuesta a “Cianuro en gotas IV”

Deja un comentario