Cianuro en gotas XXXVI

La llegada del papa Francisco al Solio marca un cambio histórico en la postura del papado hacia los homosexuales. Durante siglos, y siempre que la Iglesia tuvo poder suficiente para hacerlo, quemó vivas a las personas de esa tendencia. En la actualidad, el Pontífice es capaz de recibir a uno de ellos, estrecharle la mano y conversar con él durante unos minutos.

Un curioso incidente ocurrió en Roma, durante la visita de Henrique Capriles. La camioneta donde se desplazaba el Enchufado Oral, arrolló a una señora que formaba parte del pequeño grupo opositor que estaba respaldando a los capos de la MUD que se iban a reunir con el Papa. Un video, que ya se difunde masivamente, muestra cómo el vehículo golpea a una mujer, que cae al piso. El hecho ocurre ante un par de docenas de testigos, incluyendo a dos carabinieri, que no detuvieron al conductor ni averiguaron nada. Capriles viajaba en el asiento trasero y ni siquiera se asomó a ver qué había hecho su chofer. Ramón Guillermo Aveledo se ve en el video, pues iba adelante y con la ventanilla abierta. Cuando la camioneta se marcha, sin siquiera ver si la persona había sufrido algún daño serio, Aveledo se ve sonriente y saluda al pequeño grupo escuálido que rodeaba el automóvil.

Aunque parezca insólito, el Inac, uno de los organismos que se supone vigilan a las aerolíneas, anuncia que coordina con Cadivi la entrega de divisas a las empresas de transporte aéreo. Por lo visto, la preocupación del Estado no es el abuso contra los pasajeros, los constantes atrasos, la sobreventa de boletos y otras prácticas delictivas de esas mafias, sino que reciban el dinero que sacarán del país. La Asociación de Líneas Aéreas de Venezuela, mampara que agrupa a esos hampones, dice que el gobierno les debe nada menos que 2 mil millones de dólares. Y seguro que con tan buenos padrinos, entre gallos y medianoche y sin que el ciudadano se entere, le darán las divisas solicitadas, que hacen falta para importar alimentos y medicinas. La impunidad con que actúan las líneas demuestra que en ese sector la corrupción da po’el pecho.

Las medidas anunciadas por Nicolás Maduro caen como pedrada en ojo de boticario, no sólo por su potencial de efectividad, sino también por el momento en que las expone. Simultáneamente con el anuncio, el Banco Central difundía las cifras de inflación en octubre. Los números en ese terreno son muy duros; nada menos que un 5,1 por ciento subieron los precios, una cifra terrible, pues en el mismo mes del año anterior, cuando ya estaba en marcha la guerra económica, fue de 1,7%. Es evidente que todo es consecuencia no de políticas del gobierno, sino de la conspiración estadounidense, con Fedecámaras y la oposición como actores. El Presidente lanzó duras advertencias a los acaparadores y especuladores. Desde hace varios años, existe una ley penal contra esas prácticas, que aún está virgen, pues no han encerrado al primer empresario que perpetra semejantes delitos.

Fuera del ámbito económico, Nicolás Maduro hizo otro anuncio de importancia capital: la instalación en las montañas –incluyendo los cerros caraqueños- de baterías antiaéreas, listas para defender al país en caso de agresión por una fuerza enemiga. Esa medida es fundamental y tiene un efecto disuasorio ante un potencial ataque, pues si bien Estados Unidos tiene capacidad bélica para bombardear a Venezuela, no menos cierto es que una agresión de esa naturaleza no les saldrá gratis; tendrán que pagar con sangre y numerosos aviones derribados. Ya se sabe lo que declararán los dirigentes opositores, que quisieran que EEUU nos invadiera impunemente. Esos canallas envidian a Guillermo Endara, un panameño malnacido que llegó al poder sentado sobre las bayonetas gringas. Así que pronto los oiremos diciendo que esas baterías no llevan seguridad a los barrios, que no sirven contra el hampa y sandeces similares. Esas armas no están para evitar que atraquen a una persona, sino para evitar que los imperialistas atraquen al país entero.

El gobierno anunció la creación de corredores seguros en Caracas. Es una medida parcial, que quizá sirva para que en determinadas avenidas no le sea fácil actuar a los hampones. Sin embargo, se trata de algo absolutamente inútil en el combate contra la inseguridad. Si los choros no pueden robar en la Urdaneta, lo hacen unas cuadras más allá. Todo lo que no sea retirar de circulación a los hampones, temporal o definitivamente, es completamente inútil. El malandro va a seguir “trabajando”, aunque tenga que mudarse a otro sector. Son decisiones parecidas a las aplicadas por México y Colombia, para atraer a los turistas. En esos países crearon ghetos razonablemente seguros, incrementando brutalmente la inseguridad en el resto de sus territorios. México, por ejemplo, garantiza una seguridad razonablemente alta en algunos “islotes”, como Cancún, Puerto Vallarta y otras zonas playeras, mientras todo lo demás es feudo de los hampones, organizados o independientes.  Igual sucede en Colombia; la zona norte de Bogotá, donde viven los ricos, y partes del centro, como La Candelaria, son bastante seguros. Lo mismo sucede en algunas zonas de Medellín o Cartagena. Brindan seguridad a los privilegiados y a los turistas. El resto de la sociedad sufre con más rigor el embate del hampa, excluida de las zonas más lucrativas.

Fox, la empresa de telecomunicaciones de Rúpert Murdoch, no sólo no recibe ninguna sanción, sino que incrementa sus negocios en Venezuela. Las cableras meten en su parrilla un nuevo canal de esa mafia, con lo que aumentan sus ingresos. Por si fuera poco, Fox está repleta de publicidad de empresas venezolanas, incluyendo banca pública y otros entes del Estado. Debe ser que son muy generosos sobornando a quienes pautan allí. Esa transnacional hace unos días obligó a sacar de youtube al programa Tv Foro, de Venezolana de Televisión, alegando supuestos derechos de autor. Los organismos del Estado no dijeron media palabra y el criminal Murdoch sigue sacando dinero de Venezuela. Nadie entiende porqué Conatel no obliga a las empresas de televisión por suscripción a retirar esos canales.

Si desea recibir directamente Cianuro en gotas, puede suscribirse ingresando a la web www.albertonolia.com. En la parte derecha de la página, en un pequeño recuadro rectangular, introduzca su dirección de correo y presione “subscribir”. Recibirá de inmediato una invitación, que sólo necesita responder para empezar a recibir diariamente estos textos.

Nuevamente y con vigor arranca la campaña opositora para liberar a Iván Simonovis y otros asesinos del 11 de abril. Los capos escuálidos aseguran que ya dieron generosos toquecitos en tribunales y el Ministerio Público, para lograr medidas humanitarias, como la que transformó a José Sánchez Montiel, alias Mazuco,  de homicida sentenciado en diputado con inmunidad. Uno de los seres más abyectos de la Asamblea, el adeco Édgar Zambrano, tiene los riñones de decir que a Simonovis se le da un trato inhumano. La realidad es que Simonovis es un privilegiado. En lugar de estar en una cárcel con otros asesinos sentenciados como él, permanece recluido en el Sebín, con absoluta seguridad, sin tener que pagarle a pranes y gozando de muchos beneficios, incluyendo el estar preso con sus amigos y cómplices. Sin duda que recibe un trato mucho más humanitario que las 19 personas que asesinó el 11 de abril de 2002, que no están recluidos en situación de ventaja, sino bajo tierra.

Quizá el único fallo importante en la Gran Misión Vivienda Venezuela sea la seguridad y la incapacidad para educar a quienes reciben casa en materia de convivencia. Es normal que la gente, que recibió tremendos apartamentos, no pueda dormir, porque los hampones colocan música a todo volumen. Y matan a quienes reclaman. En el Complejo William Lara de La Urbina, llevan ya cuatro asesinatos en pocas semanas. Pero el récord en peligrosidad se lo lleva el conjunto La Limonera, Municipio Baruta, donde hay bandas que aterrorizan a las familias que ahora tienen una excelente vivienda, en la que no se puede vivir por la peligrosidad. Como de costumbre, las autoridades están pintadas en la pared. Las policías saben quiénes son los hampones, en dónde residen, que delitos tienen en su haber, pero no actúan. Cuando por casualidad capturan a uno, a las pocas horas está en libertad, previo pago al Ministerio Público.

En la página www.albertonolia.com puede encontrar las últimas ediciones de Cianuro en gotas. Es una reserva adicional por si logran bloquear el correo electrónico.

 Cianuro en gotas apareció en diciembre de 2001, cuando la debilidad mediática del chavismo era absoluta. Lo elaboraba la misma Unidad de Análisis que aún ayuda en su preparación. Actualmente, hay un cerco electrónico contra el periodista Alberto Nolia, promovido por Tareck el Aissami, quien intenta silenciarlo en los medios digitales, tras haber logrado el cierre de Los papeles de Mandinga en VTV. Es un claro e inconstitucional intento de censura por parte de un funcionario. Para romper ese cerco, agradecemos que envíe estos textos a su lista de correos, esté o no de acuerdo con su contenido.

2 opiniones en “Cianuro en gotas XXXVI”

  1. Camarada nolia, es necesario y urgente que le eches un vistazo a la auditoria que se le hizo a la gestión de la rectora de la Universidad Nacional Experimental Simón Rodriguez: Mirian balestrini, el auditor de la unesr implica de delito a ésta y sus acólitos por malversación de fondos, peculado de uso, contratos sin licitaciones a empresas fantasmas; es asqueroso y aún esa ladrona sigue haciendo de las suyas: maltrato a los trabajadores, rodeada de un círculo de delincuentes y aduladores;es necesario una investigación seria para estas funestas autoridades de esta depreciada casa de estudio, hacuéndole un grueso favor a la oposición al señalar al proceso con dirigentes corruptos.

  2. Apreciado Camarada
    Al compartir estas denuncias para adecentar el proceso que tan acertadamente inició nuestro Presidente Hugo Chávez, te invito a que acompañes a los compatriotas que aún tienen que mantenerse trabajando en la Universidad Simón Rodríguez, soportando los vejámenes de la Reitora (Rectora reina) Mirian Balestrini, saqueando a la UNESR, tal como lo señala la auditoría practicada a su gestión. Ella y su mediocre contribución ¿metodológica? es el único mérito académico que puede mostrar, claro además del saqueo y engorde innecesario de la nómina, y de heber dejado en la calle a cientos de trabajadores de la Fundación. Ya basta de silencio, alcemos todos las voces de la dignidad y saquemos a la luz pública los desmanes y el robo continuado de nuestra universidad.

Deja un comentario