Cianuro en gotas XLVII

En Venezuela suceden cosas increíbles. Por ejemplo, el gobierno revolucionario fortalece financieramente a sus adversarios, a los enemigos de la patria y a organizaciones canallescas que sabotean los planes de salud. Años atrás, Hugo Chávez decidió que los certificados médicos para conducir vehículos tuvieran una vigencia de dos años, en lugar de uno como era hasta entonces. De esta manera redujo a la mitad los ingresos por ese concepto de la Federación Médica Venezolana, una organización delictiva que torpedea cualquier plan para mejorar la atención a los pacientes. Chávez, además, ordenó no pararle a ese documento, no exigirlo en los trámites y preparar un sistema distinto, en el cual el Estado, no una entelequia privada, certifique quién es apto para manejar. Pasan años y años, pero todo sigue igual, incluyendo la gigantesca cifra que entra a las arcas de los hampones adecos que controlan la FMV. Por si fuera poco, esos certificados los venden, es decir, los otorga sin que un médico esté presente y revise al conductor. Quien lo dude, que se dé una vuelta por los tarantines que tienen en centros comerciales como el Plaza, Paseo el Hatillo o Plan Suárez en La Urbina, donde ningún galeno se encarga de expedir el documento que, eso sí, lleva la firma de uno de ellos.

También puede encontrar Cianuro en gotas en http://www.facebook.com/mandingavtv

Tremendo parapeto está montando la derecha para lograr que liberen a sus peligrosos delincuentes. Porque el juego no es sólo para sacar al asesino Iván Simonovis, sino a todos los criminales que ellos llaman “presos políticos”. Hasta preparan declaraciones de capos de la logia homosexual que controla la Conferencia Episcopal, a favor de indultar a esos homicidas. Han repartido jugosos sobornos en la Fiscalía, para que Luisa Ortega Díaz apoye la liberación de estos asesinos de chavistas, como ya lo hizo con José Sánchez Montiel, alias Mazuco (hoy diputado gracias a que el Ministerio Público congeló el juicio para llegar a las elecciones parlamentarias sin que hubiese sentencia) o Lázaro Forero. Este último fue excarcelado con una medida de gracia para tratarle por un cáncer de próstata del cual, afortunadamente, hoy está totalmente curado. Sin embargo, pese a haber cesado las causas que motivaron la medida de gracia, Forero, un asesino peligroso, sigue libre sin que nadie sepa cuál fue el alcance de esa gracia. La jurisprudencia en Venezuela y el resto del mundo, señala que al desaparecer el motivo, el delincuente liberado debe retornar a la cárcel, pues no recibió indulto o amnistía. Casos como el del peruano Alberto Fujimori dejan bien claro que un criminal a quien se libera por enfermedad, retorna a la prisión apenas se cura. Ninguno de esos hampones que manejan nuestro sistema de justicia jamás ha dicho media palabra sobre el caso Forero o si éste seguirá libre el resto de su vida, mientras 19 venezolanos asesinados por él y Simonovis se pudren en el cementerio.

Dicho sea de paso, Andrés Mata encabeza la campaña mediática par liberar a Iván Simonovis. El capo de El Universal a cada rato publica textos de o sobre Simonovis, donde éste aparece como la víctima. Simonovis es el asesino favorito de Alfredo Peña, el organizador de los sicarios del 11 de abril y el esbirro que rendía cuentas al embajador estadounidense sobre las actividades de los francotiradores durante el Golpe. Ese “angelito” asesinó en un solo día a 19 venezolanos, cuya memoria y la de sus familias quieren mancillar algunos canallas liberando a quienes los mataron. Bichos como Édgar Zambrano, alias Sobeyo, están en campaña mercenaria para lograr su excarcelación como si no estuviese sentenciado a 29 años de prisión.

Ya tiene nombre el encargado de juzgar una payasada: Rónald Castro, juez 13 de Protección de Niños y Adolescentes de Caracas. Este tribunal se encarga de ventilar el caso de la foto publicada por El Universal, en la que aparece un charco de sangre junto a la mano de una víctima del hampa. Los pendejos del Ministerio Público una vez más ponen a rodar por el mundo que en Venezuela se viola la libertad de expresión al enjuiciar a un medio por publicar algo que es rigurosamente cierto. La gráfica no está trucada y refleja un hecho que realmente sucedió. Y una vez más recurren a imbecilidades, como el supuesto derecho de los menores a cierto tipo de información. La imagen en cuestión no es morbosa, no muestra un cadáver (cosa que tradicionalmente se ha hecho en Venezuela) ni tiene nada ofensivo. Es una simple estupidez que enloda a Venezuela y da pie a que se diga, en este caso con verdad, que hay censura y persecución a los medios.

La ley desarme produce frutos: raro es el día en que no asesinan a algún policía para robarle su arma. Es resultado directo de las políticas estúpidas promovidas por el Tareck y sus pajúos. Domingo Eduardo Gómez, un joven que se desempeñaba como escolta de Ernesto Villegas, fue liquidado en plena avenida Bolívar de Caracas. Los hampones le dieron tres tiros en la cabeza. Es el resultado de la acción de bichos despreciables, que odian a las personas decentes, a los funcionarios, a los ciudadanos honorables que portan un arma para defenderse y defender a sus familias. Seres sin alma, preñados de prejuicios pequeñoburgueses como Soraya el Achkar o Pablo Fernández, sicarios de el Aissami y que, curiosamente, “ayudan” a elaborar el plan de seguridad para el candidato a la Alcaldía Metropolitana.

A pesar de algunos pasos dados por el papa Francisco I, la Iglesia está en manos de cavernícolas. De hecho, es la única institución de alguna importancia que sistemáticamente excluye a las mujeres de todo cargo o posición relevante. La jerarquía católica, aunque le dé alguna vergüenza decirlo y ya no hace ruido con el tema, proclama que el único papel respetable de las mujeres es como ama de casa, máquina de parir todos los niños que pueda hasta que reviente, y fiel sirvienta de su cónyuge. Es decir, no sólo le niega un rol respetable en sus propias filas –tiene prohibido el sacerdocio, es decir, carece de lo necesario para ocupar cargos eclesiásticos de categoría-, sino que en el mundo real, el del trabajo, aconseja que no participe, sino que se quede de cachifa en el hogar. Hay obispos y arzobispos tan reaccionarios que promueven, recomiendan y consideran como “evangelizador”, el libro “Cásate y sé sumisa”, escrito por una bestia llamada Constanza Miriano, una retardataria italiana. El Arzobispado de Granada (España) publicó ese bodrio y el arzobispo Francisco Javier Martínez Fernández, lo recomienda. Cómo será ese texto que hasta el gobierno español, integrado por ministros derechistas, todos ellos católicos y con preponderancia de miembros de organizaciones delictivas como el Opus Dei y los Legionarios de Cristo, piden que se prohíba su circulación.

Para prevenir bloqueos, lo más eficaz es recibir directamente Cianuro en gotas. Para ello basta suscribirse ingresando a www.albertonolia.com En la parte derecha de la página, en un pequeño recuadro rectangular, introduzca su dirección de correo y presione “subscribir”. De inmediato le llegará una invitación, que sólo necesita responder para empezar a recibir diariamente estos textos.

Falta muy poco para que Venezuela, si no cambia su política contra el hampa y persigue a sangre y fuego a todos los delincuentes, se transforme en un narcoestado como México. Aunque parezca increíble, ese país salió en defensa y pidió explicaciones a raíz de que la Fuerza Aérea criolla destruyera una avioneta de narcotraficantes mexicanos, que lograron huir a través de Colombia y que ya están en México, según afirmó el futuro embajador de esa nación en Caracas, Leandro Arellano. Los 7 criminales mexicanos, que usaron documentación falsa para salir de su país, entrar en Colombia, comprar allí cocaína y transportarla hacia algún destino en Norteamérica, tocando tangencialmente territorio llanero venezolano, reciben tal protección de su gobierno que, aunque Arellano reconoció que ya están en México, ni siquiera da el nombre de esos malandros. Los carteles de la droga tienen tanto poder en países como Colombia, Honduras, Guatemala o México, que son allí el verdadero gobierno. Los narcotraficantes se encargan de que las leyes favorezcan a los malandros, que son grandes compradores de droga. Su influencia es ya notoria en Venezuela, donde lograron leyes como el COPP, que cuida tanto al delincuente que de éste no se puede mostrar el rostro, pero sí el de testigos y víctimas. Otros textos, como la Lopna, permiten que menores cometan impunemente cualquier crimen, por horrendo que sea, sin virtualmente ningún castigo. La penetración de los carteles logró que, en las últimas décadas, dos gobernadores fueran piezas de la droga: Adolfo Ramírez Torres en Caracas y Tareck el Aissami en Aragua.

Es difícil saber quién fue el animal que montó el titular de El Universal de este miércoles que afirma “la economía se desacelera y cae en un ciclo de estanflación”. La nota en cuestión la firma Víctor Salmerón, a quien el odio de Andrés Mata transformó en un sicario comunicacional, que monta ollas francamente imbéciles en temas económicos. Justo un día después de que el Banco Central difundiera que la economía criolla creció en el tercer trimestre del año, publican la bazofia ésa de la estanflación. Esa fea palabreja significa, exactamente, sin discusión, que la economía de un país, su PIB, decrece durante dos trimestres consecutivos, al tiempo que hay alta inflación. La realidad es que el PIB ha crecido todos los trimestres de este año, es decir, no hay estancamiento ni recesión, ni dada de lo que afirma el estúpido texto de Salmerón aunque, es posible que esas estupideces sean aliños de Mata y no de la propia cosecha del reportero. El texto rebosa estupideces, como que hay alto desempleo (apenas es del 7,6%, uno de los más bajos del mundo) o “profundos” descubrimientos, como que la mayoría de las divisas que ingresan a Venezuela son por exportaciones petroleras. Dicho sea de paso, los resultados criollos son especialmente notables si se compara con lo que sucede en países donde gobierna la derecha, donde sí hay recesión –decrece el PIB- y el desempleo es superior al 25 por ciento.

Es que son pendejos. Copei crea un comité para defender la propiedad privada de los empresarios especuladores. En medio de una guerra económica y a escasos días de una elección, la derecha se cuadra con los ladrones, los especuladores y demás malnacidos, además de inventar supuestos peligros para la propiedad privada. Esos canallitas de Copei no defienden la propiedad privada en general, sino sólo la de los comerciantes ladrones. Para nada hablan del dinero, propiedad privada también, de los consumidores víctimas de empresarios bandidos, que roban a personas indefensas y a quienes sólo defiende el gobierno.

Los delincuentes que gobiernan en Japón están tratando de crear un incidente similar al del avión de Korean Airlines, derribado por los aviones soviéticos en 1983, después de violar el espacio aéreo de la URSS para comprobar la reacción defensiva de ese país, en plena guerra fría. El gobierno nipón insta a las líneas aéreas a sobrevolar territorio chino sin notificar su plan de vuelo, lo que probablemente generará el derribo de aviones llenos de pasajeros inocentes. Con el apoyo de EEUU, Japón siempre ha tenido delincuentes en el gobierno, sin olvidar al emperador Hiro Hito, criminal de guerra, asesino de al menos 12 millones de chinos, que no fue ahorcado al terminar la guerra mundial   gracias a lacras como Douglas MacArthur y Harry Truman. ,

En la página www.albertonolia.com puede encontrar las últimas ediciones de Cianuro en gotas. Es una reserva adicional por si logran bloquear el correo electrónico.

Cianuro en gotas apareció en diciembre de 2001, cuando la debilidad mediática del chavismo era absoluta. Lo elaboraba la misma Unidad de Análisis que aún ayuda en su preparación. Actualmente, hay un cerco electrónico contra el periodista Alberto Nolia, promovido por Tareck el Aissami, quien intenta silenciarlo en los medios digitales, tras haber logrado el cierre de Los papeles de Mandinga en VTV. Es un claro e inconstitucional intento de censura por parte de un funcionario. Para romper ese cerco, agradecemos que envíe estos textos a su lista de correos, esté o no de acuerdo con su contenido

Deja un comentario